meridianopolitico

0
www.meridianopolitico.com/ 
02/Febrero/2018 
Marcos Ramos
EN LA COITA-ARRIAGA
OCOZOCOAUTLA. Un autobús de turismo que alrededor las 3 de la tarde salió del municipio de Huixtla con rumbo al estado de Sonora, trayendo consigo 47 obreros que fueron contratados por una empresa para trabajar en “las camaroneras”, cerca de las 22 horas del mismo jueves se accidentaron a la altura del kilòmetro 77+600, sobre la vía de cuota Coita-Arriaga.
De acuerdo con el comentario de los pasajeros, a la unidad de modelo viejo marca Masa, 100, número económico, color blanco con vivos celeste y azul, placas de circulación (773RB8) del servicio público federal de pasaje México, se le fueron los frenos y al pasar por el kilòmetro referido, la máquina se “le murió” al conductor y la unidad se vino de reversa, en el trayecto, varios pasajeros se aventaron por las ventanas por temor a morir aplastados, y tras recorrer casi 100 metros, la pesada unidad fue detenida por la banda metálica de contención, evitando así una tragedia.
Los costeños comentaban que el chofer apenas vio que el autobús ya no se movía, bajó corriendo y se internó en la maleza, creyendo que había personas muertas, porque veía unas tiradas sobre la cinta asfáltica.
Tras el reporte, personal de socorro, (protección civil, cruz roja, rescate, cruz ámbar, bomberos y de la carretera de cuota), de Ocozocoautla, de Jiquipilas y Cintalapa, llegaron al lugar porque les habían informado de varias personas lesionadas.
El coordinador de protección civil del municipio de Jiquipilas Víctor Fonseca, informó que fueron al menos 10 personas las que resultaron lesionadas, algunas fueron trasladadas al hospital más cercano (en Coita) y las demás recibieron los primeros auxilios donde fue el percance, no fue necesario su traslado.
Al lugar, la policía municipal de Jiquipilas arribó a tomar nota de lo sucedido, pero fue la división de caminos de la policía federal, la que se encargó de los hechos, tras confirmar que no habían personas muertas, los obreros a bordo de patrullas y ambulancias fueron llevados a la caseta de cobro más cercana, donde esperarían a ver si la empresa que los contrató, mandaría otro autobús para continuar el viaje, o si se regresarían a su lugar de origen.
Los federales informaron que la pesada unidad sería puesta a disposición del ministerio público.




Publicar un comentario

 
Top