meridianopolitico

0
www.meridianopolitico.com/ 
17/Mayo/2017 
Marcos Ramos

CINTALAPA. La mañana de este martes, María Abril Araceli Báez Moreno, directora del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios, Cbtis 169 se presentó a trabajar ya que un documento que le envió la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial (DGETI) así se lo ordenaba, pero una vez más y como sucedió hace meses atrás, fue rechazada por el comité de padres de familia y por algunos “compañeros maestros” que buscan a toda costa que no se desempeñe como tal.

Mencionar que Báez Moreno al intentar entrar a la dirección, alguien cerró la puerta por dentro, impidiendo así que ocupara el lugar que le pertenece, y aunque permaneció varias horas en la institución, no pudo acceder a la oficina que le corresponde.

En entrevista para algunos medios de comunicación permitió una entrevista y dijo que su presencia era porque sus autoridades federales le pedían que se encargara de los procesos administrativos que están rezagados desde el mes de septiembre del año pasado, pero no pudo hacer nada de eso, siendo que no se lo permitieron.

“Después de que todo lo que me inventaron para intentar lograr que no fungiera como directora en este plantel y en base a la supervisión que realizaron y aun levantamiento de acta administrativa no conllevó a hacerme acreedora de ningún tipo de sanción, y prueba de ello es que hoya martes estoy acá con el miso cargo que me fui, el pasado 16 de septiembre del 2016, dando la cara, como lo he hecho en mis 23 años de servicio que llevo, donde segura estoy de que yo no desvié ningún recurso, yo solo quiero trabajar en beneficio de los alumnos y para que obtengan una educación de calidad”.

Cabe recodar que días antes al 16 de septiembre pasado, dos catedráticos y un grupo de padres de familia inventaron que la directora estaba excediendo la cuota voluntaria, siendo que los 700 pesos se aportado desde hace muchos años atrás, pero todo eso fue mentira, y a razón de eso fue obligada abandonar el plantel, pero no su responsabilidad.

También la tacharon de prepotente, altanera, que abusaba del poder, le evitaron las reuniones con los padres de familia, y en ese sentido pide a los docentes y padres de familia que lo dejen trabajar, ya que lo único que quiere es eso, fungir como directora por los años que la Dgeti le confió el cargo y nada más.

Pero tras el paso de varias horas, regresaron a la escuela los mismos padres de familia y los mismos maestros que le volvieron a impedir trabajar libremente, pero ahora las cosas cambiaron un poco, ya que dos sujetos golpearon a un maestro que trataba de dar su punto de vista en la problemática que se vive.

Se dice que por la agresión física sufrido, presentará una denuncia ante la instancia competente para que se proceda en consecuencia.

Publicar un comentario

 
Top