meridianopolitico

0
www.meridianopolitico.com/ 
21/Noviembre/2016 
Al Son del texto
Tina Rodríguez

Todos los sucesos en Chiapas han distraído otros, pues ya no se supo nada de los alcaldes morosos con sus obligaciones administrativas, y menos se hablará con esto de un menor presupuesto para el estado, lo que advierte que van a tener muchos problemas para cubrir los compromisos, en especial aquellos que se fueron de bruces pidiendo créditos a pago una vez que llegaran los dineros pero, al parecer no serán muchos.

No son pocos los alcaldes que están en esa frecuencia pero poco se sabe.
El propio órgano de fiscalización del congreso estatal, que emitió un comunicado con relación a esos alcaldes que no habían entregado sus cuentas, no volvió a tocar el tema, y como siempre la sociedad gobernada se quedó en espera de sus acciones.

Eso es lo malo de ese tipo de declaraciones oficiales, que no aterrizan y abonan a la falta de credibilidad de la sociedad en la clase política, de sí distanciada de sus gobernantes municipales, a causa de que éstas se mueven en una esfera distinta.

La verdad son muy pocos los alcaldes en verdad populares, sino apreciados sí reconocidos por su esfuerzo a la hora de gobernar con lo poco que tienen, con lo que hay, para llevar avante el desarrollo municipal que, en 2016 ha presentado índices muy bajos y no se cree que repunten incluso en los primeros meses de 2017.

La pregunta es que en tiempos en que se da una persecución de malos gobernantes, en que se dice que hay transparencia, qué finalmente con la cuestión de las arcas públicas municipales.
¿Ya cumplieron su compromiso de cuenta pública todos los alcaldes?
¿O no es conveniente que se sepa que no?

Porque oficialmente no se ha dicho tampoco que ya lo hicieron.

Al Son que me toquen.
La noticia de que Noé Castañón Ramírez, ex diputado local, en su momento aspirante a candidato del PRI a alcalde de Tuxtla, dirigente municipal del PRI en la capital del estado, enfrenta una demanda jurídica por parte de su aún esposa Mayté López, quien le pidió el divorcio luego de doce años –dice ella- de vivir un matrimonio de sometimiento.

Desde luego que se dio la separación y la madre con sus tres hijos regresó con su familia a la que, éste señor, no dejaba ver; hasta la capital del país la siguió y en un momento dado, con lujo de violencia le arrebató a sus tres hijos con la ayuda de varios sujetos.

Así dio inicio un pleito legal que lleva su tiempo, pero muchas influencias políticas de por medio, y no hubo de otra que subir la información a la opinión pública, para ventilar que hay tráfico de influencias en un caso que no amerita más: los hijos deben de estar con su madre, porque éste señor decidió tomar otros rumbos.

Fue Ciro Gómez Leyva quien dio a conocer el caso en el ámbito nacional; de inmediato en la entidad en que se pondera a la mujer, iniciaron los cuestionamientos, porque no necesita mucha vuelta pues la señora López ha sido buena madre.

¿Qué necesidad hay de hacer públicas estas cosas tan personales?
Pues sí. Cuando una de las partes usa la corrupción, sus influencias y la justicia se tuerce ¡Claro que sí!
Y todavía dicen que ese señor Castañón, desea ser alcalde.
Acabó.

Publicar un comentario

 
Top