meridianopolitico

0
www.meridianopolitico.com/ 
30/Septiembre/2016 
Al Son del texto
Tina Rodríguez
En los medios masivos y en las redes sociales se habló mucho hoy de la reunión de Duvai, matriz de las cosas del petróleo o sea la OPEP, del que México es parte.

La situación de los precios del petróleo ni negar que han impactado en México, y con ello en sus políticas públicas; Chiapas no está exento de esos efectos como parte de la federación que iniciaron en 2014 y se mantendrán hasta noviembre de éste año, según agencias, pues la OPEP acordó reducir su producción de petróleo y con ello, éste se encarece.

Es decir que puede que para 2017 se observen algunos signos de recuperación económica incluso en el presupuesto mexicano para ese año, pero sin duda al incrementarse el petróleo se incrementan los combustibles y con ello el transporte y por consecuencia los precios de los productos al consumidor nacional.

Ya han sido múltiples las veces en que se ha dicho que no será así, pero en la realidad el poder adquisitivo del salario en México no es el mismo que al inicio del sexenio, y aun el presidente diga que pese a todo la nación avanza, la realidad se ve en casa, en el ciudadano de a pie, en sus recursos con que dispone hasta para irse a divertir.

La noticia viral de una madre que se suicidó con sus dos hijos dejando abierto el gas, si bien es cosa aislada, no se puede disociar de lo general en que está la ciudadanía mexicana, incluso los propios empresarios que han reclamado sus pagos correspondientes por servicios a los gobiernos desde municipales hasta el de la República, obvio las entidades en que desde un Chiapas con adeudos y pendientes serios, hasta escándalos como el que protagoniza el gobernador de Veracruz, del que se dice huele a cárcel desde ahora.

Eso de que “El mundo, como nunca antes, enfrenta desafíos y retos derivados de un entorno difícil y complejo, altamente volátil en lo financiero e incierto en lo político, del cual México no está ni aislado ni ajeno” que dijo el presidente, es mensaje para la clase política, la clase empresarial; los ciudadanos en lo común no perciben a claridad esa composición de frases que bien puede ser “que la situación está difícil apara el país, y que no hay dinero para todos los compromisos, para todos los programas”, y ya.

Pero antes suficiente que sencillo; cómo es que va decir el mismo bien clarito que nada más no ha podido cumplirle a México.

Sin ánimo de ofender hay que aterrizar los términos a la vida cotidiana; desde hace sexenios en la política financiera y hacendaría se habla de macroeconomías, e incluso ha habido secretarios que han dicho que una familia vive bien con seis mil pesos al mes, demostrando lo discordante que están los señores con la realidad de acá abajo.

Bueno, el caso es que se presume que se han consolidado las instituciones que le permiten a México continuar la construcción de una nación por sobre personajes y liderazgos, o partidos políticos, cuando eso lo demuestra nuestra gente aun los errores “allá arriba”, y lo que en verdad se desea es un salario digno para todos, que alcance, como los que tienen los directores de área de 25 mil pesos, algunos en la comodidad de la llamada “nómina confidencial”.

Eso no pasa en la realidad mexicana del sueldo mínimo de menos de 4 mil pesos.

Publicar un comentario

 
Top